La llave de la caja

El Molt Honorable President de la Generalitat, el señor Artur Mas, cual rey, ha ido de visita a la Corte Alauita con un séquito de 200 empresarios catalanes y sus consejeros de Territorio y Sostenibilidad, Lluís Recoder, y de Agricultura, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Natural (tela con la consejería…), Josep Maria Pelegrí, para hablar de negocios con el Primer Ministro Marroquí, el señor Abdelilah Benkirane. Pero en Marruecos, el señor Mas, ha hablado también del proceso de descentralización que va a llevar a cabo el régimen marroquí (ver vídeo a partir del segundo 53), una cuestión muy interesante y que nos sirve para presentar en el Warung un asunto de muchísima relevancia para el funcionamiento del sistema político de Indonesia.

Vídeo de Artur Mas en Marruecos

En síntesis, el President ha comentado que, en un proceso de descentralización, los nuevos entes surgidos a nivel regional y/o local, deben ser responsables de los gastos, y por consiguiente, de las políticas que deben llevarse a cabo para prestar servicio a la ciudadanía, pero también de sus ingresos, y aquí ha aprovechado para poner de manifiesto las carencias del modelo español y hacer publicidad de su caballo de batalla en esta legislatura, el pacto fiscal entre Cataluña y España.

Una primera cuestión a tener en cuenta a raíz de las declaraciones del señor Mas en Marruecos es la que hace referencia a la importancia de la descentralización en el proceso de democratización que parece estar iniciando el régimen marroquí. El tema requiere de un mayor debate que el que esta entrada permite, más adelante lo abordaremos sin duda, pero por el momento, baste decir que las políticas de descentralización resultan de gran utilidad para los regímenes que inician una transición política desde su interior. Los encargados de llevar a cabo dichas transiciones utilizan la descentralización del poder político para obtener cierta legitimidad democrática que les permita continuar con el proceso. En los regímenes autoritarios, tal y como nos indica Linz, el poder se concentra en un líder o en un reducido grupo de actores; mediante las políticas de descentralización, se quiere dar la sensación de que dicho poder se reparte, demostrando así una mayor voluntad democrática, o tal vez sea mejor decir poliárquica. Las transiciones española e indonesia son un buen ejemplo de este tipo de procesos: aquellos iniciados desde el seno del régimen autoritario y que tienen en el proceso de descentralización uno de sus principales mecanismos para ganar legitimidad democrática, una legitimidad que les permite ser exitosas en el paso de un régimen autoritario a un régimen democrático.

La segunda de las cuestiones es la que tiene que ver con la descentralización fiscal, o como se ha puesto de moda últimamente al hablar de estos temas, quién tiene la llave de la caja. En Indonesia, el proceso de descentralización ha sido, y sigue siendo, bastante tortuoso, básicamente porque a los legisladores indonesios les está costando mucho compaginar la visión unitaria que se tiene del Estado indonesio –la unidad de Indonesia es uno de los cinco principios de la filosofía del Estado, el Pancasila (léase panchasila)–, con el funcionamiento diario de una realidad descentralizada. En Indonesia, los entes subnacionales con gobierno autónomo con mayor responsabilidad respecto a la implementación de las políticas públicas son las regencias (kabupaten) y/o las municipalidades (kota), que están por debajo de las provincias (provinsi). Estas últimas desarrollan, en la mayoría de las ocasiones, funciones de coordinación entre el gobierno central y los gobiernos de los kabupaten y las kota. A estos últimos se les han transferido competencias en todos los asuntos excepto en seis: política exterior, defensa, seguridad, política monetaria, sistema legal y asuntos religiosos. Sin embargo, esta transferencia de responsabilidades no ha ido acompañada de una descentralización económica mediante la cual las regencias y las municipalidades puedan generar y gestionar la mayoría de sus recursos.

De la descentralización indonesia se dice que es una “descentralización subvencionada” ya que tanto las provincias como los entes locales, dependen mayoritariamente de los traspasos provenientes de Yakarta. Unos traspasos que apenas sirven para cubrir los gastos operacionales (esencialmente los salarios de los funcionarios) dejando poco margen para otro tipo de inversiones, que podríamos llamar de capital fijo (infraestructuras y demás). Para éstas, cada ministerio en Yakarta guarda unas partidas llamadas “gasto desconcentrado de desarrollo”, que permiten que el centro mantenga un estricto control sobre las regiones. En otras palabras, la llave de la caja la tiene Yakarta.

Este control fiscal, junto con la descentralización del poder político en más de 500 entes subnacionales (33 provincias y algo más de 500 regencias y municipalidades), es lo que está permitiendo que un país con la realidad geográfica, demográfica, étnica y cultural de Indonesia siga fiel a su principio de unidad nacional (Persatuan Indonesia). En España, si el señor Mas quiere tener la llave de alguna caja, o apuesta por promover la vía del federalismo para que cambie la visión unitaria del Estado español, o se moja de una vez por todas con el tema de la independencia.

Mapa: Wikipedia

Algunas Lecturas Recomendadas:

Bünte, M. (2009): “Indonesia’s Protracted Decentralization. Contested Reforms and their Unintended Consequences” en M. Bünte y A. Ufen (eds.), Democratization in Post-Suharto Indonesia, Londres y Nueva York, Routledge, pp. 102-123

Eckardt, S. y Shah, A. (2006): “Local Government Organization and Finance: Indonesia” en A. Shah (ed.), Local Governance in Developing Countries, Washington, D.C., The World Bank, pp. 233-274

Schulte-Nordholt, H y Van Klinken, G. (eds.) (2007): Renegotiating Boundaries. Local Politics in Post-Suharto Indonesia, Leiden, KITLV Press

La informalidad en el presidencialismo indonesio

Leo hoy en La Vanguardia, que el nuevo líder de los Socialistas Catalanes, el señor Pere Navarro, quiere verse lo antes posible con el también recién elegido Secretario General del PSOE, el señor Rubalcaba, para “acelerar la revisión de la relaciones PSOE-PSC”.

En los últimos años, en los que el trato entre Cataluña y España ha sufrido cierto deterioro a raíz, especialmente, del proceso estatutario iniciado durante el primer gobierno Zapatero, las relaciones de la Federación Socialista con su rama en Cataluña han sido cuestión de debate, sobre todo (por no decir únicamente) por parte catalana, pues existe en el PSC una corriente que aboga por tener “voz propia” en el Congreso de los Diputados. No voy a ahondar mucho más en este tema, simplemente decir que como discurso para contentar a parte de su electorado en Cataluña puede estar bien, pero dada la dinámica del juego político en España, la cual favorece la existencia de dos grandes partidos, creo que el debate sobre la “voz propia” va a quedar en eso, en un debate. Sin embargo, el ejemplo me sirve para poder hablar sobre el presidencialismo de la República de Indonesia y sobre las relaciones entre los poderes ejecutivo y legislativo, y es que la disciplina de voto juega un papel determinante en el buen funcionamiento de éstas.

Después de la caída del Nuevo Orden de Suharto, los encargados de llevar a cabo la transición política hacia la democracia decidieron adoptar (o, en cierta manera, mantener aunque con matices) un modelo presidencialista del que Sartori nos diría que es “puro”. En Indonesia, el Jefe de Estado, o sea el Presidente de la República, resulta de la elección popular; no se le puede cesar mediante un voto parlamentario, se requiere de un proceso de impeachment en el que interviene el poder judicial; y es también el Presidente quien encabeza y nombra su gobierno, en otras palabras, es a la vez Jefe de Estado y Jefe de Gobierno.

Por lo que al poder legislativo se refiere, Indonesia ha optado por un modelo bicameral asimétrico del que distinguimos una cámara de representación personal compuesta por 560 escaños que es el Consejo de Representantes del Pueblo (Dewan Perwakilan Rakyat, DPR); y una cámara de representación territorial compuesta por 132 representantes independientes que se llama Consejo de Representantes de las Regiones (Dewan Perwakilan Daerah, DPD). Esta segunda cámara, goza de muy poca autonomía y capacidad de control respecto a la de representación personal, en parte por su reducido tamaño y también por su forma organizativa y su funcionamiento. Es por eso que decimos que el bicameralismo indonesio es asimétrico, o débil si se quiere. Ambas cámaras se unen en lo que se llama la Asamblea Popular Consultiva (Majelis Permusyawaratan Rakyat, MPR), un organismo legislativo con un poder más bien simbólico, encargado de nombrar al Presidente y al Vicepresidente escogidos por el pueblo en las urnas y terminar su mandato si el proceso extraordinario de impeachment fuera iniciado.

Una vez vistos ambos poderes, el principal reto que presenta el modelo indonesio respecto a las relaciones entre estos es el de compaginar el régimen presidencialista con un sistema de partidos multipartidista. Para evitar el bloqueo gubernamental que pudiera darse debido, por ejemplo, a la falta de una coalición estable en el parlamento que apoye las decisiones del presidente, los presidencialismos, coexistan o no con una realidad multipartidista, establecen una serie de mecanismos informales que permiten que las decisiones puedan ser tomadas.

En el caso indonesio, se ha optado por evitar someter a votación la mayoría de las decisiones. Éstas, en lugar de ser tomadas en las sesiones plenarias, se toman por consenso, de forma más compleja y opaca, en las comisiones parlamentarias. En ellas, los parlamentarios pueden actuar con bastante autonomía respecto sus partidos políticos ya que en contadas ocasiones su decisión final transciende a la opinión pública. En otras palabras, dicho mecanismo les permite tener “voz propia”, con lo que no tienen por qué acatar con la disciplina de partido. De hecho, en muchas ocasiones, si dos procesos legislativos entran en contradicción, los parlamentarios prefieren alinearse con su comisión antes que con sus socios de partido. Esperemos que no sea porque eso da más “beneficios”….

Puede que este mecanismo, que parece contrario a la rendición de cuentas democrática, sea uno de los “peligros” del presidencialismo indonesio, sin embargo, el hecho de que el DPR pueda funcionar de forma fluida le permite a éste funcionar como mecanismo de control respecto al poder ejecutivo, al Presidente. Algo así como la versión indonesia de los “checks and balances” norteamericanos.

Desafortunadamente para el señor Pere Navarro, y seguramente para mucha más gente, España optó por un régimen parlamentario. En éste, el acatamiento de la disciplina de partido es de vital importancia para su buen funcionamiento y su estabilidad, más aún si cabe dada su tendencia al bipartidismo. Prácticamente, la única manera de que el PSC tenga voz propia en el Congreso es contando con grupo parlamentario propio, pero ¿lo conseguiría desvinculándose del PSOE? Solo hay una forma de saberlo.

Imagen: Wikimedia Commons

Algunas Fuentes Relacionadas:

Linz, J.J. (1990): “The Perils of Presidentialism” en Journal of Democracy, Vol. 1, nº1, pp. 51-69

Mainwaring, S. (1993): “Presidentialism, Multipartism, and Democracy” en Comparative Political Studies, Vol. 26, nº 2, pp. 198-228

Sartori, G. (1997): Comparative Constitutional Engineering: an inquiry into structures, incentives and outcomes, Houndmills y Londres, MacMillan Press

El día de los golpes

La temática de esta primera entrada está especialmente marcada por la fecha de su publicación. El 23-F es un día que se presta a hablar de golpes de Estado. Uno de los episodios más turbulentos de la historia indonesia es el del alzamiento militar del 30 de setiembre de 1965, que provocó la subida al poder del General Suharto.

Como pasa en todos los golpes de Estado y demás alzamientos militares, las circunstancias que envuelven ese particular capítulo de la corta historia de la República de Indonesia no han sido nunca aclaradas. La noche del treinta de setiembre, un grupo de militares de rango medio secuestró y, posteriormente, asesinó a siete generales del ejército indonesio porque, según los militares alzados, éstos planeaban un golpe de Estado contra el Presidente Sukarno. Estos asesinatos generaron un gran incertidumbre entre las filas del ejército, lo que provocaba una situación de inestabilidad en el régimen de la Democracia Guiada de Sukarno ya que el estamento militar era uno de los dos pilares en los que se sostenía, junto con el Partido Comunista de Indonesia (PKI). Ante esta situación, el General Suharto, por aquellos entonces Jefe de la Reserva Estratégica del Ejército, aprovechó para pescar en rio revuelto y contratacó la sublevación erigiéndose como el salvador de la patria, lo que a la postre le sirvió para hacerse con los mandos del país al poco tiempo.

La versión oficial, aquella que el Nuevo Orden del General Suharto se encargó de defender durante los más de treinta años que duró, cuenta que el Partido Comunista de Indonesia estaba detrás del alzamiento ya que los militares que mataron a los generales eran del ala progresista y tenían contacto directo con el partido. Una versión que sirvió para acabar, literalmente, con el PKI y sus militantes, provocando una de las mayores matanzas de la breve historia del país. Al mismo tiempo, existen versiones que dicen que Suharto conocía las intenciones de los militares sublevados y que no hizo nada para evitarlo para así aprovecharse del caos que suscitaron los acontecimientos. Incluso, dado el contexto de Guerra Fría y teniendo en cuenta la reputación del sospechoso, existen fuentes que aseguran que los Estados Unidos tuvieron mucho que decir en el asunto.

Es probable que haya algo de verdad en cada una de las versiones (en algunas más que en otras). Por ejemplo, durante la Democracia Guiada de Sukarno, el PKI no veía reflejado en las cuotas de poder que Sukarno le otorgaba, el gran apoyo del que gozaba entre los ciudadanos, tenía más de tres millones de militantes y era el tercer partido comunista más grande por detrás del ruso y el chino. Visto que, a pesar de ser un partido mayoritario, tenía que compartir el poder con el ejército, no es para nada descartable que el partido tuviera ganas de controlar también el estamento militar. Ante esta situación, es también más que probable que los Estados Unidos reaccionaran y buscaran, de alguna manera, evitar tal avance. Esa manera era Suharto. Después de ver el trato dado al PKI por parte del Nuevo Orden, y el tiempo que Suharto estuvo en el poder en un contexto de Guerra Fría, la versión de la participación americana parece también sólida.

En cualquier caso, la maniobra de Suharto no le colocó directamente en el poder, pero la notoriedad que obtuvo con su actuación le permitió situarse como el principal candidato para suceder a Sukarno al frente del país. Algo más de un año después, y dada la inestabilidad en la que estaba sumida el régimen de la Democracia Guiada, Sukarno le cedió todos los poderes del Estado a Suharto.

La notoriedad que ciertos actores adquieren después de un golpe de Estado, tenga éxito o no, es algo que resulta interesante de observar. El caso de Suharto y los sucesos del 30 de setiembre, tal vez no sea un caso de los que se llama paradigmático, ya que si estuvo implicado, sin duda se salió con la suya y se hizo con el poder del Estado a través del golpe. Sin embargo, hay casos en los que un intento de golpe de Estado ha servido para colocar a un personaje en la primera línea de la política, lo que más adelante le ha permitido hacerse con el poder por la vía legal. Ahora mismo me vienen a la cabeza dos: el primero, el putsch en la cervecería de Múnich de Adolf Hitler en 1923; y el segundo, el intento de golpe de Estado de Hugo Chávez en 1992. Ninguno de los dos obtuvo el objetivo deseado en un primer momento, pero ambos lo lograrían más adelante gracias, en parte, a la popularidad obtenida a raíz de sendos intentos golpistas. Tal vez pudiéramos establecer una nueva tipología de golpes de Estado, los golpes indirectos, aunque para ello necesitaríamos de más casos.

Por último, podríamos ser un poco malos e introducir una subcategoría de golpes indirectos: aquellos que se montan de forma chapucera sabiendo que no van a tener éxito para reforzar la figura del Jefe de Estado. Ahora mismo no se me ocurre ningún ejemplo, ¿y a ustedes?

Imagen: Colección propia.

Algunas Fuentes Relacionadas:

Legge, J.D. (2003) (1ª ed. 1972): Sukarno. A Political Biography, Singapur, Archipelago Press

Roosa, John (2006): Pretext for mass murder, Madison, WI, The University of Wisconsin Press

Wardaya, Baskara (2006): Bung Karno Menggugat, Yogyakarta, Galangpress

¡Bienvenidos al Warung Politik!

El blog de un Doctor en Ciencias Políticas en paro que entre application y application intentará explicar alguna cosa que otra sobre la República de Indonesia.

Siguiendo las sugerencias de Ton Vilalta y sus compañeros del Cercle Gerrymandering (ver “Els blogs i el món académic”) he pensado que una buena forma de dar a conocer parte del trabajo realizado en los últimos años puede ser rescribirlo de forma algo más ligera en un blog. No hace falta que diga que soy un auténtico novato en esto del blogging, así que pido disculpas por adelantado si salen auténticos tostones. Espero que con el tiempo pueda ir mejorando la técnica y me salgan entradas como churros y de una calidad y un ingenio extraordinarios.

Aunque la política indonesia es un tema apasionante, no soy ajeno a la realidad que me rodea ni a los acontecimientos que suceden en otros lugares del mundo. Por eso, de vez en cuando colgaré entradas sobre temas extra-indonesios. Para ello, espero contar con la ayuda de compañeros de profesión y otros colegas y así poder darle al blog una auténtica apariencia de chiringuito para el debate político.

Bien pues, lo dicho, ¡selamat datang!